Cosas útiles Reciclaje

¿Por qué he dejado de usar film plástico? Alternativas al film plástico – Parte 1

agosto 7, 2019

Uno de mis retos del mes de julio ha sido dejar de usar el papel film (o film plástico transparte) para envolver alimentos y, después de un mes, he de decir que ya está desterrado por completo de mi cocina y de mi vida, sin mucho esfuerzo.


Para que no se haga demasiado largo este post lo he dividido en dos partes: la primera la leerás a continuación, encontrarás información útil sobre el film y las razones más importantes por las que he dejado de utilizarlo. En la segunda, a la que puedes ir directamente aquí «Alternativas al film plástico – Parte 2» encontrarás el listado de alternativas que te propongo.

El film es un plástico transparente de gran flexibilidad elaborado con polietileno y polipropileno. Se trataba de un producto residual que descubrió un estudiante de química de los laboratorios Dow Chemical (EE.UU.) en 1933 al trabajar con cloruro de polivinilideno (PVDC).  Pronto se dieron cuenta, al intentar lavarlo, que las moléculas de PVDC estaban tan juntas que repelían el agua y decidieron desarrollarlo para probar qué usos se le podía dar. Así nació lo que denominaron «Eonite».  Varias pruebas posteriores dieron como resultado el «Saran wrap», el film plástico que comenzó a comercializarse en EE.UU. en la época de 1950 y que ha llegado, con pequeñas modificaciones, hasta la actualidad.

National Geographic: El film transparente es tan práctico como contaminante

¿Por qué he dejado de usar film y por qué tú también deberías? 

 

Aunque se ha introducido en nuestras vidas como un recurso cotidiano en el que nadie suele reparar cuando hablamos de contaminación, lo cierto es que el film transparente es un producto altamente contaminante para el medio ambiente. 

Según la industria del plástico, y como afirma Scott Defife, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la Asociación de Industrias del Plástico de Estados Unidos, el film transparente se puede reciclar y reutilizar. Pero, se trata de una afirmación engañosa. Teóricamente sí, se podría reciclar pero debemos añadir muchos peros a esa información.

Un reciclaje complicado o imposible

En primer lugar solo se puede reciclar (en el caso del film y de otras muchísimas cosas) los plásticos que estén limpios, es decir, si tiene residuos orgánicos (como ocurre con la gran mayoría de ellos) debemos tirarlo al contenedor gris, de «restos de residuos». Si no lo haces tú, la planta de reciclaje lo rechazará y acabará en el vertedero para ser incinerado o compactado con el resto de la basura. Imaginemos entonces que tenemos un plástico limpio. En ese caso deberíamos desecharlo en el contenedor amarillo (el de los envases), y de ahí, si todo funciona correctamente, debería llegar a una planta de reciclaje.

Ecoembes: ¿Cómo se recicla el papel film?

Reciclario: Film de cocina

El problema llega a la hora de procesarlo. Las láminas de film son tan finas que en lugar de atravesar las máquinas las atascan y acaban desechados en vertederos. Scott Defife declaró entonces que los films plásticos podrían reciclarse fácilmente si la infraestructura de recolección de residuos no fuera «deficiente», pero sabemos que eso no va a ocurrir, o al menos no de forma inminente.

Imaginemos entonces que el film transparente consigue pasar todo el ciclo de la planta de reciclaje. El plástico resultante será de mucha peor calidad que el plástico virgen por lo que serán pocas las empresas las que quieran reutilizarlo.


Con estos problemas, la mayoría del film acaba o en basureros o incinerado y, según la Organización Mundial de la Salud, tanto el PVC como el PVDC pueden liberar unas sustancias químicas muy tóxicas llamadas dioxinas, altamente contaminantes para el medio ambiente.

Contaminación de los océanos y medios acuáticos

Si estos plásticos, por algún motivo, en lugar de acabar en una planta de reciclaje o basurero (y contaminar la tierra o el aire) se dispersa, es muy probable que por las corrientes naturales lo arrastren hasta el mar. Según este artículo de National Geographic, cito: «el PVC y el PVDC capturan muy bien bacterias y metales. Estos fragmentos de microplásticos contaminados pueden perjudicar a los peces que los confunden con comida».

National Geographic: El peliagudo problema del film plástico  / Artículo de lectura altamente recomendable 

Cuestión de salud

No me extenderé más con el problema del plástico en los océanos porque creo que todos estamos bastante concienciados con ello. Aún así, si estos no son argumentos suficientes para que tú también destierres el film transparente de tu vida por completo, la última razón que deberías tener en cuenta es tu salud. Solemos usar el papel film para envolver alimentos, congelarlos o someterlos a temperaturas extremas sin ningún miramiento, pero ¿te has parado a mirar alguna vez el envase para saber si ese plástico es adecuado para ese fin? lo habitual es que no ya que, debido a su composición, desprenden toxinas que pasan a los alimentos y de ahí a tu cuerpo.

Si me seguís habitualmente sabréis que no soy una extremista contra el plástico, por un día, dos, diez… que lo hagas no ocurre nada, pero una exposición prolongada a ello, mezclado con el resto de exposiciones a las que nos sometemos a diario, sí pueden ser peligrosas para la salud y merece la pena pensar en ello detenidamente, más aún cuando existen alternativas muy sencillas (es solo cuestión de un cambio de hábitos). 

¿Para qué se usa el film plástico? 

Después de analizar todos estos puntos y tener claro porqué es importante desterrar el papel film de nuestras vidas, antes de plantear Alternativas al film plástico, es importante analizar para qué utilizamos este producto. Yo he recopilado algunos usos domésticos comunes que se me han ocurrido pero, seguramente, se me escape algún otro. Si se te ocurre alguno, puedes colaborar con el post añadiéndolo en los comentarios.

  1. Para envolver o tapar alimentos y conservarlos en la nevera.
  2. Para envolver alimentos y guardarlos en el congelador.
  3. Para transportar sandwiches o bocadillos.

Entre los usos no domésticos está envolver alimentos o productos para su conservación, transporte y seguridad. En este aspecto es más difícil actuar individualmente pero, esperemos que las empresas poco a poco se vayan concienciando del problema medioambiental que supone su uso y busquen alternativas.


En conclusión, el film plástico transparente es un producto de uso doméstico diario altamente contaminante para el medio ambiente. Su reciclaje es muy complejo y la mayoría de las veces acaba en vertederos, incinerado o en el mar con terribles consecuencias en todos los casos Además de que su mal uso puede ser perjudicial para la salud.

Por ello te animo a desterrar y buscar alternativas al film plástico y aportar un granito de arena más para conseguir un mundo más sostenible.

    Leave a Reply