Cosas útiles

Alternativas ecológicas y biodegradables a los estropajos de cocina

noviembre 2, 2019

Uno de los tres retos que me he propuesto en el mes de octubre ha sido comenzar a utilizar estropajos ecológicos y biodegradables. Los estropajos está fabricados con fibras sintéticas;  una mezcla de resinas y químicos (fuente Spontex) derivados del petróleo, y para conseguir la abrasividad necesaria, se mezclan con partículas de metal y/o arena. El problema de los estropajos es bastante evidente: son un producto de usar y tirar, que puede durar en casa en torno a una mes, y una vez en la basura tarda décadas en descomponerse. Además, por la naturaleza de este producto, su descomposición genera micropartículas y microplásticos contaminan aún más. 

Por este motivo, creo que todos deberíamos hacer un pensar y desterrar de forma definitiva lo estropajos sintéticos de nuestros hogares pero, tranquilos, el hueco que deja puede ser cubierto rápidamente por distintas alternativas que dan el mismo servicio sin contaminar tanto. Vamos a ver algunas de ellas.

1- Estropajos o esponjas vegetales de luffa

La luffa es una planta enredadera procedente de Ásia  que pertenece a la familia de las cucurbitáceas. Esta planta genera unos frutos gruesos y alargados que al dejarlos secar generan un enjambre de fibras. Estos frutos tienen unas características idóneas para ser utilizados como esponjas o estropajos, de hecho durante años han sido usados con este fin hasta la llegada de las esponjas y estropajos sintéticos. Los estropajo de luffa son un material 100% natural, biodegradable y compostable.

Planta de Luffa con sus frutos

 

Un estropajo de luffa puede usarse para limpiar toda la vajilla, la vitrocerámica o la encimera. No raya las superficies y permite eliminar la suciedad a la perfección. La vida media de este tipo de estropajos está entre unos 4 y 6 meses si se cuida bien, para ello lo recomendable es enjuagarlo tras su uso y dejarlo secar unos 10 o 20 segundos en el microondas. También se utiliza como esponja de baño.

Su precio no es muy superior a los estropajos sintéticos por lo que económicamente no notarás un gran cambio, además su durabilidad es mucho mayor. Puedes conseguirlos, por ahora, en tiendas eco o herbolarios (algunos). También en tiendas online (ejemplo: Esturirafi) y, por supuesto, en Amazon (que lo tienen todo).

2- Estropajos de algodón

Otra alternativa ecológica, biodegradable, compostable y vegana son los estropajos de algodón. Están fabricados con hilo de algodón orgánico, bambú y arpillera. Tienen una parte abrasiva (la arpillera) y una parte suave para no rayar las superficies.

Estos estropajos los puedes lavar en la lavadora hasta 40º, pero no es recomendable usar secadora. Depende del uso que les des y de los productos químicos que uses, tienen una vida de unos 6 meses. Es decir, 2 estropajos al año que, además, puedes compostar. Puedes conseguirlos en tiendas eco. Online en EcoTribeShop. 

He comprado estos estropajos hace una semana, en Instagram os iré contando cómo me apaño con ellos, si no quieres perdértelo, sígueme.

3- Estropajos de fibra de coco

Los cepillos de fibra de coco están fabricados, como su propio nombre indica, con fibras de cocos de palmeras cocoteras unidas con un alambre galvanizado que no se oxida con la humedad. Este tipo de estropajo es muy multifuncional pero, al diferencia de los dos anteriores, no es 100% compostable, pues el alambre habría que separarlo a parte.

Este tipo de estropajos los puedes usar para la vajilla, para limpiar frutas y verduras o para limpiar otro tipo de superficies (calzado, azulejos, encimeras…). Al igual que los anteriores, lo puedes encontrar en tiendas eco u online 

4- Estropajos de cobre

Y por último quería hablaros de los estropajos de cobre, una alternativa eco cuando tenemos superficies un poco más conflictivas, como una fuente con grasa incrustada o una olla. Este tipo de estropajo sustituye a las nana niquel. Están fabricados con cobre, un material 100% reciclable. Tienen una textura suave para la mano pero con la suficiente dureza para retirar toda la suciedad complicada. No es un estropajo para la vajilla de diario o para superficies de teflón (como tampoco lo son las nanas).

5- Cepillos de bambú 

Si estas cuatro alternativas no son suficientes, debes saber que existen aún más opciones en forma de cepillo con mango de madera y con cerdas de bambú. Hay muchísimos modelos distintos que pueden adaptarse a tus necesidades. No son un estropajo en sí pero sirven para la misma función.

 

    Leave a Reply